Las líneas de refracción sísmica (LRS) son imágenes del subsuelo en el plano vertical. El método de refracción sísmica es uno de los métodos geofísicos más utilizados para la investigación del subsuelo somero. Este método es además uno de los más robustos, dado que generalmente produce resultados confiables y fácilmente interpretables en términos de las velocidades sísmicas de las primeras capas. Una línea de refracción sísmica equivale a un corte vertical de la tierra, que revela las velocidades de las capas de roca. En SUBSUELO3D ejecutamos estudios de refracción según la norma ASTM D5777 «Standard Guide for Using the Seismic Refraction Method for Subsurface Investigation».

Refracción Sísmica en Colombia. Líneas de refracción sísmica Vp-Vs.

Mediante esta técnica SUBSUELO3D produce imágenes de alta resolución horizontal y vertical que permiten visualizar la geometría, profundidad, espesor y velocidad de las ondas sísmicas tipo «P» y «S» de las primeras capas de la corteza terrestre.


Cómo se adquiere una LRS?

Refracción Sísmica en Colombia. Líneas de Refracción Sísmica Vp-Vs.

Para adquirir líneas de refracción sísmica se requiere una fuente de energía sísmica (que puede ser un martillo grande o ‘porra’ para lograr profundidades del orden de 30 metros), y un sismógrafo de refracción que permita plantar los geófonos a lo largo de una línea de unos 120 metros. El procedimiento en campo es sencillo: se golpea contra una platina para generar un pulso de ondas, las vuales viajan al subsuelo y regresan a superficie algún tiempo después. Las vibraciones percibidas por cada geófono se graban para su posterior procesamiento.

Líneas de refracción sísmica se adquieren en Colombia rutinariamente y son útiles en muchos tipos de estudios de suelos. Por su nivel de riesgo sísmico, Colombia ha desarrollado códigos de construcción sismo-resistente que incorporan la información del tipo de suelo sobre el cual se planea construir. Las velocidades sísmicas Vp y Vs son parámetros básicos en la caracterización del suelo nacional, pues permiten predecir el comportamiento del suelo ante eventuales terremotos.